HABLEMOS / info@zavitgroup.com / Tel. +1 (646) 559 6759

¿Qué es el reconocimiento facial? Así funciona y estas son sus ventajas

¿Qué es el reconocimiento facial? Así funciona y estas son sus ventajas

En medio de la pandemia, la tecnología de reconocimiento facial ha ganado terreno en el mundo como una forma de rastrear la propagación del virus. Pero sus usos van más allá.

Marzo de 2020 pasará a la historia como el mes en el que el mundo cambió para siempre.

En cuestión de días, la Covid-19 cerró fronteras, cerró negocios y obligó a las personas a permanecer en sus hogares. Le dio nuevas dimensiones a dos preocupaciones: la seguridad biológica y la seguridad cibernética. En un mundo donde no es seguro tocar, interactuar y la vida transcurre principalmente en el entorno digital, el reconocimiento facial se convirtió en una tecnología cada vez más demandada. Por un lado, combate los intentos de piratería y estafas por internet, y por otro, es perfecto para evitar focos de contagio. A diferencia de estrategias como las huellas dactilares, no está basada en el contacto.

Pero el reconocimiento facial no es nada nuevo. De hecho, es la tecnología detrás los famosos filtros de Instagram que a diario usan millones de personas y lo que hoy permite acciones tan simples como desbloquear un celular con poner un rostro al frente. Para funcionar, sólo necesita una cámara precisa y un software que, mediante algoritmos, es capaz de reconocer patrones en las facciones de la cara. Estos sistemas capturan una imagen bidimensional o tridimensional del rostro de una persona, y luego comparan la información clave de esa imagen (nariz, boca, ojos) con una base de datos que contiene cientos de imágenes conocidas. Así, convierten esa información en un código numérico conocido como “huella facial”, que es única para cada individuo.

En esta nueva era Covid, muchas compañías han lanzado nuevas soluciones que combinan los beneficios de la biometría con otras tecnologías como el escaneo de temperatura corporal o la desinfección.

Hoy aeropuertos, edificios de oficinas, restaurantes de comida rápida, oficinas gubernamentales, hospitales, centros comerciales, universidades y todo tipo de lugares están adoptando rápidamente la tecnología. Es un movimiento que se podría llamar automatización de controles de temperatura, impulsada por el coronavirus.

Dichas empresas están emparejando estas cámaras térmicas con software de reconocimiento facial y directorios de personal para potenciar los beneficios. Los empleados se registran parados frente a una cámara o quiosco, que los identifica por su rostro y simultáneamente realiza un escaneo térmico. Solo toma un par de segundos y no hay contacto. Esto no solo ahorra tiempo, sino que brinda una sensación de seguridad.

En el caso de los equipos de Zavit, la automatización va hasta donde el cliente quiera. La compañía cuenta con un amplio catálogo de opciones que va desde unidades de detección biométrica con mecanismos de desinfección para niños, hasta equipos más complejos como el Guard Pro, que ofrece beneficios como monitoreo de temperatura infrarroja, instructivo visual y auditivo con pantalla LED de 21 pulgadas, compartimiento interior de limpieza de objetos personales y desinfección de pies.

Sin duda, el reconocimiento facial es una tecnología que está en pleno desarrollo y que con los años se vuelve más sofisticada. Aunque antes de la pandemia este software era constantemente criticado por ser invasivo, a medida que las prioridades cambian a raíz del covid-19, la tecnología se está utilizando para ayudar a los gobiernos a mantener seguros a los ciudadanos.

Dado que el software y las soluciones ya existen, es una medida fácil, eficaz y rápida de implementar, que alivia los temores de las personas y las empresas a medida que la economía se reabre. Para aumentar la seguridad y la protección, las empresas y las personas deberán comenzar a usarlos por seguridad y tranquilidad.